Ningún otro presidente venezolano había suscitado tantas esperanzas. Hizo creer que con Chávez mandaba el pueblo. Con verbo encendido ofrecía una “revolución bonita” que daría casa propia a quienes no la tenían, trabajo digno, CDI y hospitales de primera, escuelas bolivarianas mejores que las privadas, mercados populares repletos de comida, buenos servicios públicos y, en síntesis, una Venezuela feliz, próspera y soberana.

El predecesor del ilegítimo -hace ya más de catorce años- expresó con razón que nuestra deuda externa es eterna; lo que no dijo entonces es que él la haría más grande y más eterna, valga la expresión. El régimen comunista-castrista que soportamos multiplicó por ocho la deuda de Venezuela con otros países.

Lo que resulta más contradictorio es que crece la deuda justo cuando Venezuela tiene los más altos ingresos de divisas en su historia. En los últimos tres lustros el país ha recibido más dólares por concepto petrolero, que todos los que ingresaron durante la totalidad de los gobiernos republicanos, comenzando desde 1811 con la Primera República. Tales ingresos extraordinariamente cuantiosos no son consecuencia de ninguna acertada política del gobierno, son simplemente el producto del incremento de los precios del petróleo en el mundo por razones coyunturales. Esos ingresos se han despilfarrado, la ineficiencia y la corrupción han hecho leña de ellos; la mala administración se los ha tragado, se han ido por la cloaca de la corrupción.

La deuda de la República llega a 1.5 billones de bolívares, entiéndase bien, billones, con “b” de barbaridad y brutalidad. Tal deuda equivale a cuatro veces el presupuesto venezolano, según cifras recientes de Transparencia Venezuela. Haciendo un ejercicio ficticio e improcedente, y sin considerar los intereses pautados, pagaríamos la deuda externa en cuatro años, si durante ese tiempo el cien por ciento del presupuesto, sin que quede un solo bolívar para más nada, se dedica a cancelarla. Tremendo freno para el desarrollo es la herencia de este régimen anti-patriótico, irresponsable y corrupto hasta los tuétanos.

La deuda externa del país ha sido octuplicada durante este nefasto y putrefacto régimen que ya se aproxima a los quince años. Retumban las palabras del “Comandante eterno”: la deuda externa venezolana es eterna. La desgracia actual puede revertirse y la vamos a revertir.

La deuda pública de la República es hoy de aproximadamente 88 mil 919 millones de dólares, mientras que la de PDVSA es de 230 mil millones de dólares. Nuestra empresa petrolera es un saco de piedras en los hombros de la República, antes fue prosperidad y riqueza, hoy, si bien genera recursos al Estado, se ha endeudado de tal manera que se traga los ingresos. El gobierno de Venezuela -cuando tengamos gobierno- debe asumir y enfrentar con firmeza esta situación que requiere de una fuerte dosis de buena administración y sanas políticas gerenciales.

PDVSA cuenta entre sus activos deudas por cobrar por 42.706 millones de dólares, de los cuales más de 20 mil millones son acreencias de los países de Petrocaribe. Me atrevo a asegurar que esa deuda en muchos casos no será cancelada nunca, bien por dificultades económicas de los países deudores y morosos, o porque tales deudas no tienen verdaderas garantías para convertirse efectivamente en dinero que ingrese a las arcas de PDVSA y al Tesoro Nacional.

Nuestra petrolera adeuda a sus proveedores 16.747 millones de dólares, 35% más que en 2011 y casi 100% más que en 1998. Dicho de otra manera, PDVSA es mala paga, le incumple a sus proveedores, a quienes le tienden la mano para surtirla de los elementos necesarios para su producción. El pasivo de la petrolera estatal venezolana el año pasado era de 142 mil 596 millones de dólares, lo que significa un incremento del 86% en dos años.

Un endeudamiento que no tiene freno ni lógica de ninguna naturaleza, es una verdadera locura. Si en Venezuela tuviéramos un Parlamento, si existiera un Ministerio Público y un Poder Judicial, ya estarían presos quienes por ineptitud o corrupción han endeudado ilegal y alocadamente al país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s