1ro. -Desviar la atenciòn de los venezolanos sobre los problemas actuales

2do. – Anticipar posible denuncia de narcotrafico por parte del gobierno americano

3ro. -Preparar un estado de excepciòn

Los motivos de la expulsión de los diplomáticos estadounidenses pueden ser tres: Una, desviar la atención de los venezolanos de la grave situación que vive el país. Dos, anticipar una defensa ante una probable denuncia de narcotráfico en Venezuela por parte de autoridades de los EEUU, o tres: Preparar las condiciones necesarias para decretar un Estado de Excepción o autogolpe, como alertó hace una semana Ramón Guillermo Aveledo, nos explicó el psicólogo y analista Vladimir Gessen en entrevista para El Diario de Caracas.
Un Estado de Excepción provocado por el propio gobierno sería sin duda un autogolpe –o golpe constitucional- y con el control que tiene el oficialismo en la Asamblea Nacional- se podría prorrogar por largo tiempo esa condición y convertir a la democracia venezolana en una dictadura constitucional.

– Tres explicaciones o posibles escenarios tiene la medida de expulsión de los funcionarios estadounidenses. El primer escenario es que el oficialismo quiera desviar la atención de los venezolanos por la escasez de productos, bienes y servicios que soportan los ciudadanos, sumado a los constantes apagones, la inseguridad, el alto costo de la vida, corrupción, narcotráfico y demás adversidades y apuros presentes en la vida cotidiana de todos.

El segundo escenario es que la inteligencia cubana le haya advertido al gobierno venezolano de alguna probable e inminente denuncia, de algún organismo de seguridad estadounidenses como la DEA, o de alguna de las fiscalías estatales como la de Nueva York, sobre las actividades del Narcotráfico en Venezuela y de quienes estarían involucrados como jefes del cartel de la droga en Venezuela, y en el oficialismo supongan que es una maniobra para desestabilizar, y se esté preparando a la opinión pública para desmentir estas acusaciones, y explicar que fueron denuncias falsas y represalias, producto de la expulsión de los diplomáticos.

Otra situación posible tiene que ver con la advertencia de Ramón Guillermo Aveledo en el sentido de que sectores del oficialismo podrían estar pensando en un autogolpe. Si esto fuera cierto, expulsar a los funcionarios estadounidenses, y la respuesta del gobierno de EEUU, se inscribiría en el escenario de desestabilizar y crear las condiciones para justificar semejante escena, amparándose en un estado de excepción ante agresiones externas o internas, previsto en la Constitución venezolana.

¿Un Estado de excepción? ¿Eso no es un golpe de Estado?

– Recordemos que el Presidente de la República, en Consejo de Ministros, podrá decretar los estados de excepción o de alarma cuando se afecte gravemente la seguridad de la Nación. En ese caso, podrán ser restringidas las garantías constitucionales. Igualmente, se puede decretar el estado de emergencia económica cuando se susciten circunstancias económicas extraordinarias que afecten gravemente la vida económica de la Nación o el estado de conmoción en caso de conflicto interno o externo, que ponga seriamente en peligro la seguridad de la Nación. Ahora bien, un estado de excepción provocado por el propio gobierno sería sin duda un autogolpe –o golpe constitucional- y con el control que tiene el oficialismo en la Asamblea Nacional- se podría prorrogar por largo tiempo esa condición y convertir a la democracia venezolana en una dictadura constitucional.

LO VENGO DICIENDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s