Las empresas del sector privado sufren a un competidor muy fuerte que a paso firme incrementa el consumo de petrodólares y las obliga a una dolorosa dieta de divisas: el Estado.

Las estadísticas oficiales registran que al cierre del tercer trimestre de este año el ala pública de la economía ha realizado 43% de las importaciones, tras comprar en el exterior bienes por un monto de 16 mil 792 millones de dólares, mientras que en 1999 tan solo llevaba a cabo 11% de las importaciones.

El incremento puede resultar lógico en un contexto donde la petrochequera ha financiado expropiaciones, estatizaciones, financiamiento de proyectos y empresas mixtas con países aliados para expandir el rol del Estado, de hecho, el Gobierno ya controla todas las compañías cementeras, las empresas eléctricas, miles de hectáreas de fincas emblemáticas, la Corporación Venezolana de Guayana y todas las piezas bancarias conforman al principal grupo financiero del país.

Pero también hay que considerar que el sueño de crear una frondosa pradera de empresas públicas boyantes y rentables ha fracasado y la caída de la producción obliga a elevar las importaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s