La improvisación, ausencia de sentido de Estado y opacidad fueron sus características. Más allá de las posiciones que pueda asumir cada quien en torno a este “Maduro World Tour” hay tres preguntas concretas cuyas respuestas podrían definir el éxito o fracaso del mismo: 1.¿Se logró la unidad en el seno de la OPEP? 2.¿Subieron los precios del barril de petróleo? 3.¿Consiguió dinero en efectivo en calidad de préstamo para cubrir las exigencias presupuestarias del país? Todo lo demás es secundario. En su primera rendición de cuentas, el sábado en cadena, Maduro habló de todo, amenazó o insultó a quien se le pasó por la mente, pero respuestas precisas a cada una de esas preguntas, ninguna. Más allá de la precisión que puedan tener las respuestas a las tres interrogantes es difícil para un periodista pasar por alto la “rabo e cochino” que nos lanzara el presidente Maduro desde Qatar anunciándonos que Venezuela alimentará el desierto árabe. Sus palabras textuales fueron “…todas estas regiones son desérticas e importan muchos alimentos. Vamos a producir los alimentos que necesita Qatar, que necesita el mundo árabe, donde hay desierto, vamos a producirlo en Venezuela y desarrollamos las fuerzas productivas…” Si nos respetamos un poquito, debemos recordar que el desierto árabe abarca prácticamente toda la península arábiga, cubre más de 2 millones 330 mil km. cuadrados, (Venezuela tiene cerca de 916.000 km. cuadrados) y su superficie la comparten países tan disimiles, polémicos y complejos como Arabia Saudita, Jordania, Irak, Catar, Bahréin, Kuwait, Omán, Yemen y los Emiratos Árabes Unidos Mientras esa fábula se termina de redactar en el seno de PSUV entre asesores, comisionistas y traders internacionales de la revolución.

El COMBO del “MADURO WORLD TOUR” en ningún país fue recibido como “visita de Estado”, solo se le ofreció el llamado “Callejón de Honor” debido a la informalidad y a la auto-invitación que se hizo el mandatario. Lo convencieron sus “asesores” de que Venezuela tenía liderazgo en la OPEP y que así ayudaría a subir los precios pues 40$ por barril no era “un precio justo”. Ignoró todas las referencias globales, los estudios de la banca y finanzas y las predicciones que ya en su momento se tuvieron desde el año pasado mientras culpaban a R.Ramírez, en la gira, de no haberles dicho la verdad. Lo cierto es que en cada país miembro de la OPEP y en Rusia le mencionaron que Ramírez estuvo en lo cierto cuando hizo los últimos planteamientos sobre la economía venezolana en su prologo de “despedida”.

El propio Ministro de Defensa adelantó su regreso pues “hacía más falta aquí”. Llegando informó a sus pares la verdad del recorrido. Funcionarios de medio pelo de algunos de los países saludados serán los que vendrán invitados a “conversar”. Más nada.

Venezuela, tuvo su momento de gloria cuando con J.P. Pérez Alfonzo y R.Betancourt impulsaron la creación del cartel. Luego cuando tras aquel viaje de Chávez, comenzando su gobierno, invitó y reunió a los presidentes de la organización en Caracas. El mercado llevó los precios al tope no por decisiones políticas como nos la vendieron, pero Venezuela influía alguito. Otros tiempos y situaciones. El viaje llevaba la tristeza de saber una realidad que no se quería reconocer pues asumirla sería un fracaso para el proyecto inviable y atrasado, además de corrupto y contra-natura. Herencia maldita de quien creyó sabérselas todas pero que con su histrionismo y las alforjas llenas embelesó a miles tanto en Venezuela como en el mundo. Nunca pensaron que las gracias que le reían era por su caudal en dólares, hoy dilapidados. Ilusiones de grandeza combinadas con el reconocimiento a los pobres. Polvos que traen los barros en los que estamos inmersos. Continuando con el periplo, los chinos no hicieron acuerdos con el Fondo Chino sino de gobierno a gobierno. Ya antes habían cuestionado el manejo de este. Ningún medio serio reseñó las visitas en los países recorridos y ningún gobierno declaró apoyando las “propuestas” sino que, al contrario, dejaban claro que la OPEP no se reuniría y que no disminuirían la producción. Geopolítica diversa en cada país para buscar sus propios objetivos. Añádasele el conflicto con los islámicos de variado cuño, con pretensiones encontradas y con el recelo que tanto Irán como Rusia tienen dentro de los demás miembros del cartel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s